JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Aparente radicalismo

Typography

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El actual escenario político del país es de tal naturaleza que la resolución de cerrar el paso al correísmo votando por Lasso responde plenamente a la necesidad política del movimiento obrero y popular y a la posibilidad real de provocar un cambio en la correlación de fuerzas políticas del país.

Tomado del semanario En Marcha

El arte de la política revolucionaria radica en la capacidad para comprender con absoluta objetividad la realidad existente en un momento concreto en la sociedad y ante ello definir una conducta justa -apegada a los principios ideológico-políticos- que contribuya a la materialización de los objetivos estratégicos, en nuestro caso la conquista del poder por parte de la clase obrera para la construcción del socialismo.

Con una u otra precisión, entre quienes se auto identifican como izquierdistas seguramente existe acuerdo con ese enunciado; sin embargo, al ejecutarlo se presentan dificultades porque en ocasiones el voluntarismo y subjetivismo se imponen sobre el análisis objetivo. Esto último está ocurriendo, lamentablemente,  entre algunos izquierdistas e intelectuales democráticos que buscan repetir las posturas políticas que el movimiento popular y las organizaciones de izquierda adoptaron en procesos electorales anteriores, pero en circunstancias diferentes.

En una aparente postura de independencia de clase convocan a anular el voto, porque “no es posible dárselo a un banquero”. Si se mira formalmente el escenario político del país, es decir, sin tomar en cuenta la correlación de fuerzas existentes y la posibilidad de provocar un cambio en ella, que de alguna manera genere mejores condiciones para la acción y lucha; las condiciones ideológicas, políticas y organizativas en las que se encuentra el movimiento popular; las contradicciones en el seno de la clase dominante; el estado de ánimo de las masas que buscan un cambio en el país, entre otros aspectos, es explicable que arriben a una conclusión aparentemente radical, pero equivocada.

El voto nulo es uno de los ases con los que juega el correísmo. Si no le es posible atraer a un sector del electorado, al menos busca que no se vaya con su opositor para lo cual manipula un discurso político supuestamente antioligárquico.

El actual escenario político del país es de tal naturaleza que la resolución de cerrar el paso al correísmo votando por Lasso responde plenamente a la necesidad política del movimiento obrero y popular y a la posibilidad real de provocar un cambio en la correlación de fuerzas políticas del país, del que pueda aprovecharse para avanzar en el proceso de recomposición de sus fuerzas para continuar la lucha por sus propios y particulares intereses. Es un voto obligado, pero necesario.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar