JA Teline V - шаблон joomla Форекс

La economía ecuatoriana en tiempos de la revolución ciudadana (parte I)

Typography

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

El “milagro económico” fue argüido en base a los índices de crecimiento económico, cifras que por cierto esconden una serie de elementos, como por ejemplo, cuáles son sus componentes, factores internos y externos que inciden en uno u otro sentido, quiénes se benefician más de las riquezas creadas, etc.

Tomado del Semanario En Marcha

Existen frases en el discurso correísta que prácticamente han sido abandonadas en los últimos tiempos unas, y otras que ya no suenan con la misma intensidad. El milagro económico, el cambio de la matriz productiva, la disminución del desempleo son algunas de ellas, abandonadas –por así decirlo- no por gusto de los correístas, sino porque las condiciones objetivas del país ya no dan mucho espacio a la demagogia.

El “milagro económico” fue argüido en base a los índices de crecimiento económico, cifras que por cierto esconden una serie de elementos, como por ejemplo, cuáles son sus componentes, factores internos y externos que inciden en uno u otro sentido, quiénes se benefician más de las riquezas creadas, etc.

Rafael Correa siempre destacó y destaca “las altas tasas de crecimiento económico” experimentadas durante su gobierno, ubicando como  factor esencial el “modelo” implementado por la revolución ciudadana. Sin embargo, este crecimiento económico no fue patrimonio ecuatoriano, se produjo en todos los países productores y exportadores de materias primas, por lo tanto estuvo presente en toda la región.

El promedio de crecimiento de la economía latinoamericana, entre 2003 y el 2011, fue del 5,3%. Un índice significativo, alimentado sobre todo desde el año 2008 en que los precios de los commodities se dispararon. Para comprobar si es o no cierto el altisonante discurso gubernamental del crecimiento económico, dividamos el análisis en dos períodos: antes del actual gobierno y durante este. Entre los años  2000-2006 el crecimiento promedio de la economía ecuatoriana fue de 4,30%; entre los años 2007-2015 el crecimiento promedio fue de 3,82%, es decir inferior a los años precedentes. Si en el cálculo omitimos el año 2015 (que atrapó al país en una aguda crisis que aún la vivimos), es decir, entre 2007-2014, el crecimiento no es mayor, pues, llega también al 4,30%.

En consecuencia, este gobierno no puede ufanarse de haber disparado el crecimiento económico, más aún si se toma en consideración que las proyecciones de crecimiento para los años 2016 y 2017 son negativas: el -4,5% y -4,3% respectivamente, claro que el gerente del Banco Central del Ecuador dice que este año el decrecimiento será únicamente del -1,76%.

Como señalamos ya, el crecimiento de la economía ecuatoriana en estos años se asentó en los altos precios de los commodities en los mercados internacionales. Recuérdese que hubo un tiempo en que el precio del barril de petróleo sobrepasó los 100 dólares. Durante los años 2000-2006 el precio promedio del barril de petróleo fue USD 31,27; entre los años 2007-2014 el promedio fue de USD 80,66.

El peso del petróleo en las exportaciones ecuatorianas aún es alto, en los años 2007-2014 representaron el 56% del total de productos exportados. En el período al que estamos haciendo referencia (2000-2006), anterior a este gobierno, la relación fue del 49,3%, es decir inferior. Si tomamos las exportaciones de los productos tradicionales, petroleros y no petroleros, el porcentaje llega al 76,7% (3 puntos más que en el período con el cual estamos comparando), lo que nos muestra un problema muy complicado: durante la revolución ciudadana se ha producido una reprimarización de la economía.

Este hecho, por sí mismo muy complejo, echa al cesto de la basura el altisonante discurso del “cambio de la matriz productiva” que, según el régimen, sacaría al país de su condición extractivista y, de esa forma, blindarse de los efectos negativos que factores externos pueden tener en la economía del país. Las cifras anteriores nos muestran que no se ha producido tal cambio y los planes gubernamentales nos indican que el gobierno quiere profundizar esa orientación, para lo cual ha ampliado la frontera de explotación petrolera (en estos días inició explotación en el campo ITT) y cursan una serie de proyectos de explotación minera a gran escala.

Sin rumbo claro

Como en muchos ámbitos de la acción gubernamental, en el tema de la “transformación de la matriz productiva” tampoco hay claridad de cómo lograrla. En el 2008 expusieron las llamadas “Diez apuestas productivas”, que contemplaban impulsar las siguientes actividades: pesca y derivados, frutas y vegetales procesados, agrocombustibles, metalmecánica, silvicultura, turismo, consultorías, ingeniería y software, transporte y logística, acuacultura, flores. Luego, algunas de ellas fueron abandonadas e incorporadas otras (Plan del Buen Vivir, 2009-2013) como bioconocimiento (asociable a la bioquímica, farmacéutica y ecoturismo); el segundo Plan del Buen Vivir (2013-2017) añadió como renglones prioritarios la minería e industrialización de productos mineros, la construcción de hidroeléctricas y la “apuesta al conocimiento” con la creación de universidades como Yachay. Otro elemento de esta propuesta es la “sustitución selectiva de importaciones.”

Las cifras antes dadas ya dan cuenta del fracaso de esta propuesta. Sin embargo veamos otros indicadores, igualmente irrefutables. La manufactura (que contiene a buena parte de las actividades enmarcadas en la transformación de la matriz productiva) entre 2007 y 2014 ha disminuido su participación en el PIB del 14% al 12%.[1]

Estos elementos reafirman el criterio que el supuesto “milagro económico” no pasó ni pasa de ser  una farsa. Vivimos un país atrapado por la crisis económica, cuyo aparato productivo no ha variado en su naturaleza y, por el contrario, ha profundizado el carácter de productor de bienes primarios.

[1] Ecuador: La herencia económica del correísmo, una lectura frente a la crisis. Alberto Acosta, John Cajas Guijarro; 21/102015

http://www.pcmle.org/EM/spip.php?article7632

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar