JA Teline V - шаблон joomla Форекс

Patrones culturales y su relación con la alimentación. Breve visión del cantón Cotacachi, provincia de Imbabura

Typography

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Una encuesta de consumo realizada en el año 2004 por la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi, UNORCAG,  revela que a la par de la erosión genética de especies comestibles, los patrones de consumo de alimentos han sufrido pérdidas tanto en calidad como en cantidad en relación a los alimentos aún existentes

Por Pamela Báez Echeverría

La zona andina ha sido por miles de años privilegiada al haber desarrollado para sí y para el resto del mundo muchos cultivos a través de los procesos de domesticación. Durante la dominación española se introdujeron animales y plantas europeas que se adaptaron a este nuevo ambiente, con lo cual se incrementó aún más lavariedad de cultivos en la región altoandina. Un gran reto de los pueblos originarios de América fue resistir al embate colonizador conservando sus propios cultivos.

Hasta hace pocas décadas las familias campesinas de Cotacachi, como de muchos lugares de los Andes,mantenían un sistema de relaciones comunitarias sustentado en el parentesco y reciprocidad, con lo cual les fue posible disponer de una  gran variedad de alimentos.  Al igual que las tierras para la producción, las semillas se heredaban de una generación a otra o se regalaban como muestra de aprecio. Las labores agrícolas eran un espacio de cohesión social y de aprendizaje para los niños y jóvenes.La crianza de los animales les permitía complementar las necesidades de proteína y también producir abono orgánico para el suelo; además se recolectaba las verduras y frutas silvestres para completar la dieta alimenticia.

Las relaciones sociales estaban marcadas por la reciprocidad, que en términos prácticos se expresaba en el préstamo o cambio de productos, hasta la siguiente cosecha, en caso de que hubiera falta de alimentos en algunas familias de la comunidad. El cumplimiento a la palabra dada valía más que cualquier documento escrito. La complementariedad de la alimentación estabagarantizada por el intercambio con productos de otros pisos climáticos, inclusive del subtrópico; como lo destacara Eduardo Estrella en su obra emblemática “El pan de América”.

Las comunidades rurales de Cotacachi, como de toda la provincia habían desarrollado una forma de vida fundamentada en la crianza de plantas y animales, aprovechamiento eficientemente los recursos del medio natural y humano, además de una red social fuerte, solidaria y la transmisión intergeneracional de saberes relacionados a la  agricultura tradicional y producción de alimentos.

Existe un alto número de especies vegetales en el área de Cotacachi.  Se han identificado 61 especies de plantas comestibles, la mitad de estas son especies nativas y las demás son introducidas del Viejo Mundo. [i]

De los alimentos nativos se destacan  lo que algunos investigadores han llamado: “los cultivos perdidos de los Incas” (National Research Council, 1989); aunque en realidad no son exclusivos de los Incas sino de los pueblos que habitaron estos territorios. Por su valor nutricional y capacidad de adaptación al medio tales cultivos merecen todos los esfuerzos para su conservación. Entre ellos cabe mencionar los cereales, leguminosas, tubérculos y raíces como: maíz, fréjol, papa, mashwa, jícama, zanahoria blanca, camote, miso, oca y melloco; cucurbitáceas como el zambo y el zapallo; ypseudocereales como la quinua y el amaranto, conocidos como los “granos de oro” por su alto valor nutritivo, son los mejores alimentos de origen vegetal (forman parte de la dieta de los astronautas). Las frutas nativas: guaba, granadilla, taxo, uvilla, tocte, chirimoya, babaco, mora, aguacate y chigualcán. Las verduras silvestres que aún se pueden recolectar son: beldo, ataco, berro, paico, achogcha, lengua de vaca, ortiga, guacamullo, ñavi de sambo, panrra, pimanyuyu, rábano de campo y hoja de quinua.

Una encuesta de consumo realizada en el año 2004 por la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi, UNORCAG,  revela que a la par de la erosión genética de especies comestibles, los patrones de consumo de alimentos han sufrido pérdidas tanto en calidad como en cantidad en relación a los alimentos aún existentes. Estos fenómenos estarían relacionados a la revolución verde y la presión económica para producir en hortalizas introducidas y variedades mejoradas que reemplazan a las variedades nativas, por su rentabilidad y demanda comercial.

La “modernidad” y el cambio en la disponibilidad y el consumo de alimentos

En la actualidad las prácticas de intercambio de semillas son escasas entre las familias,  por lo que la riqueza cultural en cuanto a gastronomía se  ha reducido, pues, la disponibilidad y el acceso limitado a los alimentos tradicionales ha conducido a una dieta monótona en la que se aprecia cada vez más elementos introducidos del sector urbano.

Esta influencia es mayor en las comunidades más cercanas a la zona urbana del cantón Cotacachi y también en las familias cuyos miembros más jóvenes han migrado a los centros urbanos en busca de trabajo. Las personas más jóvenes optan por formas de cocción menos saludables como las frituras y alimentos que se preparan más rápidamente y son de bajo costo.

Los medios de comunicación, como la radio y televisión influyen en la producción  de alimentos y en la imposición de “patrones de consumo”, además de la exigencia forzada de que de los niños y niñas concurran a las escuelas urbanas, por lo que se amplía la presión social sobre las comunidades nativas; pues, los vínculos sociales y la biodiversidad en relación con los alimentos han sido fuertemente afectados, lo cual amerita acciones inmediatas, considerando que la alimentación es la parte vital de la cultura de los pueblos y que los saberes y legados son la clave de la sobrevivencia en el mundo amenazado por la “modernidad” avasalladora.

Referencias

[i]Rhoades Robert. (2006) Desarrollo con identidad. Comunidad, cultura y sustentabilidad en los Andes.Ecuador.  AbyaYala.

NationalResearch Council.(1989) Lost Crops of the Incas. National Academy Press, Washingtong D.C.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar